Bienvenidos una vez más, queridos amantes del misterio, el terror y lo oculto a mi pequeño rinconcito de Internet. Después de que la semana pasada hablásemos del arte raruno de Chris Burden, el hombre que decidió que era buena idea crucificarse a la carrocería de un coche por amor al arte, hoy volvemos a uno de mis sitios favoritos del planeta: Florida. Ah, Florida lugar donde la gente tira caimanes a los escaparates y dispara a los huracanes para ahuyentarlos. Al contrario que Las Vegas, lo que pasa en Florida, no se queda en Florida y, si se queda, aquí estoy yo para remediarlo. Id pillando las gafas de sol y el repelente de caimanes, que allá vamos.

-Hombre es arrestado tras realizar una castración casera

Lejos esté yo de hacer kink-shaming o como quiera que se llamen esas cosas modernas de hoy en día, pero lo de Gary Van Ryswyk está a otro nivel. Este amable anciano de 74 años fue detenido en 2019 por realizarle una castración casera a otro hombre… Una castración que, por cierto, salió muy mal.

Un domingo antes de medianoche, la policía recibió una llamada al 911. El que llamaba no dijo nada, pero los de emergencias tienen tecnología para detectar desde dónde se ha producido la llamada, así que fueron hasta la casa del señor Van Ryswyk para ver si allí se estaba pergeñando algo. ¡Y vaya si se había pergeñado!

Veréis, resulta que Gary tenía un pequeño fetiche con todo el tema de la castración, ya sabéis, cuando a un hombre se le cortan sus partes pudendas para hacerlo eunuco. Y por lo visto no es un caso aislado, porque este en apariencia inofensivo anciano, había quedado con otro hombre que también estaba interesado en estas cosas a través de un foro de internet. Para inspirarle confianza, le había dicho que había castrado animales anteriormente y que incluso se había quitado uno de sus propios testículos. Lo típico que dices cuando te quieres ligar a alguien.

Van Ryswyk le confesó todo a la policía inmediatamente, entre otras cosas porque el recién creado eunuco estaba desangrándose con unas cuantas toallas en la entrepierna y sus bolas en un cubo… literalmente. Pero eh, tampoco creáis que Gary lo había hecho todo a boleo, porque la habitación estaba preparada para parecer un quirófano (supongo que para encender un poco más el ambiente, en plan inmersivo) y además tenía una cámara preparada para grabar.

Ah, y por si os interesa, ni siquiera era la primera vez que hacía esto. En 2012 se lo había hecho a otro pobre desgraciado que había terminado poco más o menos como este, con la diferencia de que ese había ido al hospital por su propio pie.

Para rematar el asunto, la policía publicó en su Facebook que este “había sido un caso de pelotas”. En serio. No es broma.

-Hombre se enzarza en pelea con caimán para salvar a su perrito

Y ahora, para quitarnos el mal sabor de boca que nos ha dejado la anterior historia, qué mejor que hablar de hombres enzarzándose en duelos mortales con animales salvajes para salvar a sus mascotas.

Este fue el caso de Trent Tweddale. En 2020, Trent estaba paseando tranquilamente a su perrito de seis años, Loki. Loki, ajeno al peligro que le acechaba, hundió las patitas en el agua del río. De repente, un caimán de casi cuatro metros de largo salió del agua y básicamente se lo zampó. Bueno, por lo que deja entrever la historia no se lo comió entero, solo las patas delanteras. El caso es que Trent no pensaba dejar que aquel monstruo acuático se llevase a su fiel amigo. Tweddale entró en pánico y empezó a tirar de su amigo cánido para rescatarlo, pero el caimán no cedía. Entonces, en un clarísimo subidón de adrenalina, se metió al agua y comenzó a golpear al reptil en la cabeza hasta que este soltó al perrete.

Trent apenas sufrió unos rasguños, pero Loki tuvo que ser tratado de urgencia, aunque os alegrará saber que sobrevivió. Ahora, Trent Tweddale pasa sus días buscando al malnacido caimán, esperando pillarle a base de cebos, para darle su merecido. Según declaraciones, todavía no ha tenido suerte en su empeño.

Hombre llama al 911 por un pedido equivocado en el McDonalds, acaba confesando tener el culo lleno de cocaína

¿Qué hay más pintoresco y tradicional que ver a un estadounidense pidiendo comida en un McDonalds? Pues nada, la verdad, creo que es el epítome de lo norteamericano. Mustapha Ouardi, un mozo de apenas 56 años, había ido a cumplir con su deber patriótico al McDonalds de Tramiami East Trail, en la ciudad de Naples (en Florida, no confundir con el Nápoles italiano). Solo había un pequeño problema: según Mustapha, los ineptos ventanilleros del Mac, le habían dado el pedido mal tres veces. ¡Tres veces! Así que ante tamaña afrenta y peligro inminente para su salud (quizá era alérgico al kétchup o los pepinillos, no lo sabemos), el señor Ouardi cogió el teléfono y decidió llamar al 911, el número de emergencias de EEUU.

La policía fue al lugar de los hechos, pero más porque Mustapha estaba liándola parda y creando desorden público, que porque le hubiesen dado tres veces mal el pedido. Una vez allí le dijeron amablemente que se pirase, pero él se negó a irse a no ser que fuese con su hamburguesa bajo el brazo. Como eso no iba a pasar, la policía lo escoltó hasta el coche. En el registro rutinario (por si tiene una pistola oculta, un machete o un boli bic escondido) le encontraron marihuana en los bolsillos. Fue entonces cuando esta tragicomedia dio un giro inesperado. Al sentarse en el coche, Mustapha confesó, por alguna extraña razón, que también tenía cocaína incrustada en su recto, lo cual hizo que en vez de a la cárcel, fuese llevado hasta el hospital.

Todo ello entre grititos, patadas y diferentes y variopintas amenazas.

-Músico convierte el esqueleto de su tío en una guitarra eléctrica

Hoy en día se están poniendo cada vez más de moda métodos alternativos al siempre aburrido enterramiento, como condensar tus cenizas en un diamante, esparcirlas por el campo para que las vacas meen sobre ellas o simplemente ser arrojado para que te devoren los lobos.

No obstante, la familia del músico conocido como Prince Midnight (conocido, por decir algo) tenía un problema con los restos de su tío. Allá en la lejana Grecia, sus familiares tenían que pagar desorbitadas tasas por tener al viejo enterrado en un trozo de tierra (la religión ortodoxa prohíbe la cremación), así que Prince Midnight les dijo: no pasa nada, metedlo en una caja, mandádmelo por correo y ya me las apaño yo. No obstante, cuando llegaron los restos de su tío Filip, decidió que les daría otro uso. Su tío había sido quien le había introducido a la música metal y, supongo como una especie de honor post-mortem, Prince decidió que lo iba a convertir en una guitarra.

Alarmados, sus amigos le dijeron que eso era una locura, que una guitarra hecha de huesos no iba a sonar ni la mitad de bien que una hecha con la siempre clásica y aburrida madera. Pero Prince Midnight no se dio por vencido y, después de unos cuantos apaños, su guitarra hecha a base de huesos de familiar fallecido estaba lista. Y para prueba de ello, una imagen.

Fuente de la truculenta imagen: https://www.huffpost.com/entry/uncle-skeleton-guitar-skelecaster-prince-midnight_n_6022d74bc5b6c56a89a4e779

-Hombre apuñala a turista… a pesar de que no tiene brazos

Ya dice el refrán que el que la sigue la consigue y todos sabemos que los refranes son sabios. Excepto lo de «a quien madruga Dios le ayuda», eso es de gilipollas.

El artista callejero Jonathan Crenshaw se dedicaba a pintar lienzos (con los pies, evidentemente) cerca de populares destinos turísticos de Miami. El por qué hay gente que se arriesga a hacer turismo en Florida, lo desconozco, pero así es. El caso es que un día por la noche, Crenshaw cogió unas tijeras con los pies y apuñaló a un turista, un tal Cesar Coronado que había ido de visita desde Chicago. Cuando la policía vino a detenerle se encontraron con declaraciones divergentes. Por una parte, Jonathan decía que había sido en defensa propia, pero una amiga que iba con Coronado dijo que este simplemente se había agachado para pedir direcciones. Ahora imagínate que te agachas para pedir direcciones a un tipo sin brazos y te apuñala con el pie. Es, como mínimo, curioso. Toda una anécdota que contarle a tus futuros nietos cuando te pregunten por las cicatrices del brazo.

A todo esto, Crenshaw debe ser un pieza, por cierto, porque ha estado detenido varias veces y tiene todo un historial delictivo que va desde traspaso de propiedad privada hasta agresión a agentes de la ley… con los pies supongo.

Hay que ser un poco tolili para que alguien así te apuñale, yo comento

Aquí Sheila, reportando para todos vosotros las historias más increíbles, los fenómenos más extraños y las cosas que nadie quiere que sepáis.

Cambio y corto.